Paella de pollo

Arroz
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La paella de pollo es una de las variedades más consumidas debido a su fácil elaboración y el exquisito sabor final. Aprende a realizar esta sencilla receta.

Ingredientes:

4 o 5 contramuslos de pollo 1/2 cebolleta 1/2 pimiento verde 1/2 pimiento rojo 800 ml de caldo de pollo 2 dientes de ajo 2 to mates rojos 1 taza de guisantes verdes cocidos. Azafrán en pistilos o en polvo en su defecto, colorante alimentario 400 gramos de arroz senia o bomba* 1 cucharadita de pimiento dulce o paprika. 1 cucharadita de romero. Aceite de oliva. Sal. Pimienta negra en polvo.

Preparación:

De entrada, vamos a lavar los pimientos. Les quitamos la rama, las semillas y partes blancas interiores, y los cortamos en tercios o cuartos. Pelar la cebolla y los dientes de ajos. Picar la primera en cubos menudos. Lo mismo para los ajos, o si tenemos con que triturarlos, mejor aún. También hay que lavar los tomates, para después picarlos finamente. Hay quienes prefieren rallarlos. Hay que asegurarse de que las piezas de pollo estén en condiciones perfectas para cocinarlas, es decir, limpias y sin piel. Vamos a salpimentar al gusto las piezas de pollo. Ahora, para comenzar la cocción, necesitamos una buena paellera. Allí vamos a verter un chorro de aceite de oliva y calentarlo a fuego medio. Para comenzar con las frituras, agregamos los trozos de pimiento. Los freímos por ambas caras, prestando especial atención a que la piel quede muy cocida, incluso ligeramente ennegrecida. Una vez que saquemos los trozos de pimiento de la paellera (y que se enfríen un poco, para no quemarnos), vamos a retirar la piel, que debería despegarse muy fácilmente. Luego vamos a cortarlos en tiras y a reservarlos. Ahora, a freír el pollo salpimentado, por ambos lados, hasta tener una superficie dorada de forma uniforme. Ya cocido, el pollo se aparta hacia el borde de la paellera. En el centro de ésta, hacemos sofreír la cebolla y los ajos, hasta que la primera empiece a tornarse transparente. En ese punto, se añade el tomate. Se mueve y cocina hasta que forme una pasta. Se incorpora el arroz para freírlo muy ligeramente, y luego se mueven nuevamente al centro de la paellera los muslos de pollo, para mezclarlos con los otros ingredientes. Se incorpora a esta mezcla el azafrán o su equivalente y el caldo de pollo. También se suman el pimiento dulce y el romero. Hay que mover todo para que se incorporen bien las especias. La idea es que el líquido comience a hervir. Si hace falta, se sube un poco más el fuego. Una vez que se alcance el punto de hervor, se añaden los guisantes y los trozos de pimiento que ya estaban cocidos. Mover de nuevo el contenido de la paellera para que los ingredientes añadidos se distribuyan de manera uniforme, y prestando atención a que no se pegue el arroz. La idea es que el hervor sea uniforme en toda la superficie del recipiente. Mover con frecuencia. Que no se pegue el arroz y que el agua esté uniformemente distribuida, para que la cocción sea pareja. El tiempo de cocción del caldo se toma en cuenta a partir del punto de hervor. En principio tienen que pasar 20 minutos para que la paella esté lista. Sin embargo, no dejes de supervisar y remover tu preparación durante este tiempo, porque la cantidad de minutos puede variar un poco. Esto depende de muchas variables: el tamaño de los ingredientes, el tipo de cocina, entre otros. Después de apagar la cocción, hay que dejar que el plato repose unos 5 o 10 minutos. Se puede decorar con rodajas de limón y algunos trocitos de pimientos reservados previamente. Aderezar la paella con un chorro de aceite de oliva. Ya, está lista para servir.

Recetas de cocina gratis, más de 8.000 recetas, desde las recetas más fáciles.